El Dilema de Puerto Rico sobre la Anexión como Estado de la Unión

Cada vez que llega un político en la isla a proponer la estadidad para Puerto Rico como si se tratara un asunto de magia, me pregunto; ¿Por qué no le dicen la verdad del proceso al pueblo y le venden vanas esperanzas sobre la estadidad? Porque para ser un estado de la Unión se necesita cumplir con unos requisitos que no dependen de la voluntad del pueblo, sino de la Constitución de los Estados Unidos.

¿Hasta cuando los políticos locales y federales dejarán el juego político de exacerbar las emociones de aquellos que desean ser un Estado de la Unión? Creo que eso no dependerá de los políticos sino de la reacción de un pueblo bien educado respecto al tema y mientras los electores se dejen influenciar emocionalmente en vez de exigir educarse racionalmente, este circo no terminará. Los políticos que sustentan este juego político solo buscan gobernar la colonia y administrar un presupuesto combinado que en los últimos años ha sido saqueado y malversado, sirviendo de blanco político para que el colono se abstenga de sus obligaciones con la colonia. Pero en la desesperación de ganar unas elecciones cada político que favorece la estadidad para la isla utiliza un sin numero de falacias o medias verdades para incitar a los seguidores de la estadidad a que le den su voto para seguir administrando la colonia como hasta ahora lo ha hecho el bipartidismo en la isla, aun cuando saben que lo que le prometen al pueblo no depende de ellos.

La Constitución de los Estados Unidos es clara sobre el tema y dice; “El Congreso

 podrá admitir nuevos Estados a esta Unión; pero no se podrá formar ni establecer ningún Estado nuevo…

sin el Consentimiento tanto de las Asambleas Legislativas de los Estados… como el Congreso.”

Articulo 4 sección 3(a) de la Constitución de los Estados Unidos.

 En otras palabras, existe un protocolo constitucional para declarar un nuevo Estado dentro de la Unión. También dice; “El Congreso tendrá Facultades para disponer de, y para promulgar todas las Reglas y

Reglamentos necesarios en relación con el Territorio u otras Propiedades pertenecientes a los

Estados Unidos; y ningún pasaje de esta Constitución se deberá interpretar en Perjuicio de

cualquier Reclamación de los Estados Unidos o de algún Estado en particular.” Articulo 4 sección 3(b) de la Constitución de los Estados Unidos.

Queda claro que el poder del cambio de estatus político colonial de la isla hacia la estadidad está en manos del Congreso.

Ahora bien, veamos cómo funciona el Congreso ante decisiones trascendentales como añadir un nuevo Estado a la Unión. Como señalé antes, en la Constitución de Estados Unidos es claramente manifestado que tiene que ser convocado el Congreso y la Asamblea Legislativa de los Estados para poder tomar acción sobre la inserción de un nuevo Estado. En la practica se necesita 2/3 partes de las Legislaturas de los 50 Estados constituidos a favor de la inserción de la isla como Estado o sea 33 Legislaturas estatales. Así también, se necesita 2/3 partes del Congreso o sea 66 senadores y 290 representantes para poder insertar a Puerto Rico como nuevo Estado de la Unión.  A esto hay que añadirle que son pocos los senadores y congresistas republicanos que apoyan la estadidad para la isla y que en su mayoría son los demócratas quienes se sienten mas identificados con la idea, pero, aun así, falta muchísimo camino por recorrer, camino difícil y escabroso ya que se necesitan en combinación 356 votos congresionales para insertar a la isla como estado de la Unión.

Otra situación insalvable es la paradoja cultural que tienen los estadistas que residen en la isla, ya que la transculturización no ha sido efectiva en 122 años de coloniaje. En la isla el idioma primario es el español y el segundo idioma es el inglés, ya que la gran mayoría no domina ni lo más básico del idioma inglés, aunque haya sido un curso obligado en las escuelas del país. El hecho que se utilicen muchos anglicismos en nuestro idioma coloquial no representa que la gran mayoría de los puertorriqueños en la isla dominen el idioma inglés. El alto grado de nacionalismo que muestra el pueblo cuando hablamos y nos mostramos orgullosos de nuestras ejecutorias en el mundo, equipo Olímpico, concurso de Miss Universo con 5 reinas, una cultura puertorriqueña que trasciende latitudes y muchos puertorriqueños que han alcanzado fama en diversas disciplinas internacionalmente y que la gran mayoría reconoce como orgullo patrio. El puertorriqueño se une en su orgullo nacional aun cuando nos enfrentamos con los Estados de la Unión y eso no es de agrado del ciudadano residente en los Estados de la Unión.

Entonces debemos preguntarnos cual es el interés del político local que vende como solución la estadidad ante tal realidad. Creo que ellos a conciencia lo que quieren es perpetuar la colonia y seguir administrando la misma como políticos de carrera, lo que es una lucha encarnizada aun dentro de sus propios partidos en cuanto a quien será el próximo en ocupar una posición política en el gobierno colonial.

Hay un asunto dual en esto de perpetuar la colonia, por un lado los políticos locales se desbancan por participar en las elecciones de la Unión aun cuando no tenemos derecho de elegir su presidente y por otro lado los políticos que se postulan para el cargo de presidente de la Unión y aquellos políticos donde la concentración de puertorriqueños es numerosa se presentan en la isla a recoger dineros para sus campañas haciendo eco del engaño de los políticos locales respecto a la unión permanente con los Estados Unidos, prometiendo que serán favorecedores de la inserción de la isla como estado en sus estados representativos, cosa que los isleños no entienden que el protocolo del Congreso son más que vanas promesas de políticos aprovechados de la ignorancia de un pueblo adormecido. Además de la ganancia del capital financiero que representa casi la totalidad de la economía de consumo del país, que auspician sus campañas y proponen con sus cabilderos leyes que refuercen la permanencia de la colonia, pues de haber un cambio los más perjudicados serán ellos mismos.

¿Qué posibilidad hay para solucionar el dilema de la estadidad de una vez y por todas? Bueno, sabiendo que la única posibilidad de que seamos insertados como estado de la Unión es con la venia del Congreso y los estados de la Unión, no nos queda otra herramienta legitima que convocar una Constituyente de Pueblo donde el pueblo tenga las garantías de manifestar sus preferencias ideológicas y que la Unión se manifieste de manera final y contundente para que la isla pueda definir su estatus político fuera del marco de toda duda razonable y de manera soberana sin la intervención o influencia de la Unión. Esta solución se expone claramente en el artículo que publiqué en mi blog de FB, Asamblea Constituyente Boricua, hace unos meses atrás titulado; “La Asamblea Constituyente de Pueblo, la única solución”, también hay otro artículo que define y hace diferencia entre una Asamblea Constituyente y una Asamblea Constitucional de estatus. Es importante tener claro que la única manera en que el Congreso pueda contestar de forma definitiva su decisión de insertar a la isla es a través de una Asamblea Constituyente de Estatus, de lo contrario seguirán tomándole el pelo al pueblo con interminables plebiscitos que no son la herramienta para descolonizar al pueblo.

En definitiva, tenemos que despojarnos del miedo y de la incertidumbre, tenemos que educarnos para no ser más presa de políticos de carrera en la colonia, que lo que quieren es administrar la colonia para sus propios intereses egoístas y no para buscar el beneficio del pueblo. Y como dijo don Pedro Albizu Campos; “… o somos puertorriqueños o somos yanquis.”

Published by wilfredo465

Soy un ciudadano puertorriqueño que ha visto la necesidad de educar al pueblo y re programar su mente colonial , la cual ha venido formándose durante mas de 500 años por dos imperios colonizadores, España y Estados Unidos, este ultimo por mas de 120 años, donde actualmente ha expresado su coloniaje nombrando una Junta de Control Fiscal que inutiliza al gobierno insular que se había creado con la seudo constitución llamada Estado Libre Asociado, mintiéndole al mundo de que la isla, su territorio, tenia un gobierno propio. Pero la realidad se ha destapado y vivimos en una vil colonia de los Estados Unidos. Este blog se utilizara para combatir la colonia y señalar el camino a los puertorriqueños hacia el único instrumento de descolonizacion, una Asamblea Constituyente de Pueblo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: