Año 2020 Determinante en el Futuro Político y Económico de Puerto Rico

Como puertorriqueño me preocupa el rumbo que tomará la sociedad puertorriqueña en el año 2020, año electoral en el país. Hemos experimentado diferentes situaciones durante este cuatrienio donde los escándalos en el partido gobernante han sido la orden del día, donde no hay esperanza de cambio alguna en cuanto al estilo de gobernanza que se le ha impuesto al país por tradición, más aún, con una Junta de Control Fiscal que cada día asume más control sobre la sociedad puertorriqueña, agobiando nuestro diario vivir. ¿Qué podemos hacer al respecto para cambiar este panorama que se nos presenta en el año electoral 2020? ¿Tendremos la iniciativa y la voluntad para cambiar esto? ¿O seremos un pueblo débil y resignado a entregar el país que nos vio nacer a manos extrañas?

Hay un panorama que hay que atender obligatoriamente si queremos mantener a la isla en nuestras manos y no en manos extrañas, ajenas a nuestra idiosincrasia. El año 2020 no solo será el año electoral, sino que también será el comienzo de los recortes sustanciales de las pensiones de nuestros retirados, seguirán los aumentos escalonados de los servicios de agua y luz, que ahora mismo para muchos es insostenible y oneroso con sus ingresos actuales. Se perfila un impago en el segundo año del pago de la deuda fiscal, lo que da indicios de una oleada nueva de impuestos al pueblo puertorriqueño. Y como decía Héctor Lavoe con su salsa; “…todo tiene su final, nada dura para siempre…”, es la pura realidad, ya la isla de Puerto Rico lleva más de 500 años de coloniaje abusivo sin la más mínima posibilidad de desarrollo económico. Pues la economía de la isla es inducida a una economía de consumo por el capital financiero que es quien verdaderamente domina el transcurrir político del país perpetuando el estado colonial, haciendo que la fuga de capital sea gigantesca al lado de las migajas que aporta el gobierno federal para alimentar el ciclo colonial que funciona a base de una economía de consumo.

Además, el gobierno de turno sabiendo que en su búsqueda infructuosa de convertir a la isla en un estado de la nación estadounidense y del continuo rechazo del Congreso de esa nación han estado aprobando cambios en la ley electoral de la isla haciendo más conflictiva la manifestación democrática del pueblo. Han eliminado colegios electorales creando disgusto en el elector haciendo que estos opten por no votar en los próximos comicios. Es sabido que la merma del electorado en las últimas elecciones generales ha sido notable, pues solo la mitad del ciudadano elegible se ha volcado en las urnas a ejercer el voto. Con la proliferación de unos nuevos partidos le hace viable repetir nuevamente en el próximo evento electoral captando ese elector comprometido por diversas razones de las cuales la ideología estadista es la menos probable, ya que estos políticos se dedican a comprar votos con promesas de empleos y favores a sus correligionarios en el año electoral, lo cual es costumbre de todos los políticos de carrera y son muchos los que sucumben a última hora a su encantamiento.

Pero qué podemos hacer para contrarrestar esa jaibería partidista del gobierno de turno con el afán de coronarse nuevamente como administrador de la colonia en el 2020. Creo que debemos de hacer el sacrificio ineludible de acudir a las urnas, aunque tengamos que caminar un poco más y lejos de nuestras comunidades para ejercer el voto. Esto es necesario para que no ocurra otro secuestro eleccionario que haga el camino del triunfo no solo al gobierno de turno y sus candidatos, sino a todos aquellos que no han dado visos de buen servicio al pueblo y lo que buscan es perpetuar la colonia como lo han hecho otros en años anteriores y más aún cuando quieren resolver el estatus con un plebiscito fatulo y excluyente de otras ideologías. También hay que tener en cuenta que es lo que ofrecen para aliviar o resolver nuestro entuerto.

Desde las elecciones pasadas ha surgido el fenómeno del candidato independiente para la gobernación, cuando figuras como la de Manuel Cidre y Alexandra Lúgaro figuraron en la papeleta como opciones de cambio, fenómeno que dio un giro nuevo en la política puertorriqueña. Este año Alexandra Lúgaro figura como la candidata a la gobernación por un nuevo partido político que se suma a los dos partidos tradicionales, pero se encuentra otro y único candidato a la gobernación en carrera independiente el Sr. Eliezer Molina, ingeniero de profesión, caficultor y líder ambiental. De todos los candidatos que han salido, comparándolo con Cidre y Lúgaro, este parece tener sentido de urgencia en cambiar el estilo de gobernanza del país, cosa que anhelamos muchos puertorriqueños.

Entre las muchas cosas que expone en su programa llamado el Antídoto, este expone como solución a nuestro problema económico colonial, el ir recobrando nuestras variables económicas que nos han sido vetadas por el capital financiero (Entiéndase la banca, las industrias foráneas y las leyes que promueven la fuga de capitales sin dejar contribución alguna en el país.) Con esta estrategia se pretende revertir la fuga de capital y fortalecer la economía local hasta llevarnos a un punto de autosuficiencia, para luego resolver nuestro estatus político a través de una convocatoria a una Asamblea Constituyente de Pueblo sin la participación de partidos políticos ni del Congreso estadounidense, para validar una participación democrática del pueblo.

Eliezer Molina se encuentra recogiendo los endosos que le pide la Comisión Estatal de Elecciones bajo el nuevo reglamento lo que lo pone en desventaja corriendo en contra del reloj para cumplir con la cantidad de endosos requeridos. Aun así se perfila como el único candidato independiente que trae un programa de gobierno que promete cambios en el estilo de gobernanza, cosa que el pueblo reclama desde distintos sectores ideológicos, pero que los partidos en carrera no ofrecen sino el estilo tradicional que ha traído al país a este atolladero económico irreversible si se sigue en el viejo estilo de dependencia y consumo, mas no el nuevo estilo de producción y rescate de capital que ofrece el programa el Antídoto del candidato independiente Eliezer Molina.

 Hoy uno de los medios noticiosos mencionó al candidato en proceso de validación de su candidatura a la gobernación, como un ambientalista en uno de sus reportajes y no como un político con aspiraciones y en ejecuciones actuales en favor del pueblo y su medio ambiente, dejando ver claramente cómo los medios de información ignoran a sabiendas su papel protagónico en la política puertorriqueña.

¿Por qué quiero hacer énfasis en su persona? Pues creo que el programa y las ideas que ha traído en resumen es un porfolio que presenta soluciones reales, fuera de líneas partidistas, que busca el beneficio del pueblo y no de un partido, para empoderar al pueblo sobre su destino político en la solución del estatus colonial presente y por ende de la deuda odiosa que los partidos se empeñan en hacernos pagar en perjuicio del pueblo trabajador y sus retirados.

El año eleccionario 2020 se perfila como uno de los más interesantes en décadas y para eso se necesita la acción del pueblo. Acción que comenzó expulsando a un gobernante en el verano del 2019, cosa que no debe quedarse ahí, sino también que es la oportunidad de reformar nuestro gobierno con unas expectativas de cambio en cuanto a la forma de gobernarnos. Buscando mejorar nuestra economía para luego resolver de una vez por todas nuestro estatus político colonial que nos agobia actualmente.

  ¡No te quedes en tu casa cambia la historia con tu voto y no permitas que te utilicen más cada cuatro años!

Las Opciones del Pueblo ante las Elecciones del 2020.

Desde que siguieron en este cuatrienio los escándalos políticos por corrupción en Puerto Rico, he escuchado a mucha gente decir que en el 2020 no votaran por sus partidos políticos tradicionales y no los culpo. Algunos se amparan en decir que los partidos de mayoria son iguales en sus ejecutorias y que ninguno merece el apoyo del pueblo.

Por otra parte se está levantando otra ola de votantes que en elecciones anteriores no habían ejercido su derecho al voto, pero que en esta si están dispuestos a votar por candidatos independientes y por candidaturas. Esto muestra que estas elecciones estarán más interesantes que en ningún otra época eleccionaria.

La participación de la juventud es otro hecho notable, ya que en anteriores elecciones la juventud había estado ajena a las decisiones políticas electorales, cosa que hacían los mayores, pero esta vez se espera una participación masiva de juventud que se despertó ante las protestas del verano del 2019. Ante el descontento de las acciones de la Junta de Control Fiscal y el gobierno local que han querido marginar y eliminar la educación universitaria del estado donde acuden la mayoría de los jóvenes de la isla, ante la amenaza de la privatización.

Por otro lado, están los que favorecen las maquinarias políticas partidistas, pues estos son los que creen que sin la participación de estos no se puede realizar ningún cambio positivo en la isla. Estos son los votantes conocidos como los del corazon del rollo partidista, los incondicionales, la mayoría de estos los componen aquellos que están comprometidos ya que en su gran mayoría son empleados del gobierno que fueron colocados por los políticos de turno y por el temor de perder sus empleos se muestran fieles a la hora de ir a una urna.

Ante este panorama electoral se levanta otro grupo de electores que si quieren un cambio de gobernanza, que no provenga de los partidos tradicionales y ni aun de aquellos que pretenden incursionar como nuevos partidos ya que el esquema que tienen es el mismo de los partidos tradicionales o sea que no ofrecen cambios significativos. Este grupo nuevo de electores compuesto de jóvenes, de pensionados y marginados políticamente hablando, que se han visto afectados por las decisiones de los partidos políticos tradicionales y la Junta de Control Fiscal, son la nueva voz del pueblo que han venido fiscalizando cada acto que en sus reclamos el gobierno ha tenido que ceder ante la presión social de estos.

Ante esta nueva tendencia electoral estos están dispuestos a retar a las maquinarias partidistas, pues ellos no ven en estas maquinarias el objeto de cambio que ellos anhelan. Estos son los que saben que votar bajo una insignia por mejor que se perfile el candidato este le tiene que responder a la maquinaria de su partido, y es precisamente lo que ha hecho que esta nueva clase de elector deposite su confianza en los candidatos independientes y en las candidaturas, buscando la hegemonía política que los saque del atolladero económico en el que se encuentra la isla. El 2020 se perfila como una elección donde la isla se juega su futuro político y económico, donde las futuras generaciones comenzarán a ver las elecciones como un arma del pueblo en contra de las maquinarias partidistas que le responden al capital financiero y no al servicio del pueblo. ¿Mi pregunta es, donde te sitúas tú ante este nuevo panorama? ¿Serás parte del problema o parte de la solución? Albert Einstein dijo una vez que los problemas no se podían resolver con la misma mentalidad que los formó. Hay que buscar un cambio pero para eso tenemos que cambiar la forma de pensar en cómo podemos tener un nuevo tipo de gobernanza, que nos coloque en el camino para mostrarnos al mundo como un pais de vanguardia en el Caribe, ese es el reto.

La Enajenación de un Pueblo, el Miedo a la Libertad

En el curso de nuestra historia nos han amedrentado para conseguir de nosotros nuestras capacidades como seres humanos, explotarnos con el fin de enriquecer a otros y nosotros conformarnos con las migajas que caen de la mesa. Ese es el caso de nuestra isla Puerto Rico, el miedo ha sido nuestro alimento por más de 500 años y solo hemos visto atisbos de nuestras capacidades y riqueza natural que tenemos como pueblo, para ser detenidos abrupta mente para que no se rompa el ciclo del miedo y el conformismo en que vivimos.

Tal es el miedo en que vivimos que nos han hecho creer que vivir bajo el manto colonial es la forma más segura de seguir el camino, de tener un protector que ha simple vista nos domina y nos explota decidiendo en cada momento los destinos de nuestro pueblo. Nos ha controlado la educación, la salud, la seguridad alimentaria y la manera colectiva de pensar, pensar con miedo y limitaciones.

Nos hemos puesto de acuerdo con nuestro verdugo y hasta lo defendemos y deseamos que lo siga haciendo, porque nos hemos acostumbrado al dolor y hasta el desprecio de nuestro opresor con tal de mantenernos según nuestro pensamiento adictivo, seguros. Si, se ha convertido en una adicción, donde se necesita esa dosis diaria de miedo para poder servir a nuestro verdugo, pues solo en sus fauces nos sentimos bien.

El miedo infligido por el verdugo nos ha puesto a enfrentarnos en una lucha sin cuartel hermanos contra hermanos, haciéndole ver a unos que se les ha delegado el poder suficiente para administrar los designios del verdugo y hasta les ha prometido impunidad sobre sus ejecutorias que sirven de recompensa por su lealtad incondicional. Los demás solo serán simples obreros de una colonia que al parecer según el miedo experimentado surge como la suerte eterna de los condenados.

Solo un puñado se ha dado cuenta de la sutileza del verdugo que implacablemente ataca inmisericorde a toda mente despierta y aun entre éstos les divide apelando a la lealtad de preceptos encontrados para llegar a conformar una fuerza dividida, aunque despierta en cuanto al fin que persiguen, la liberación de un pueblo oprimido y violado por más de 500 años. Simplemente dividiendo las fuerzas liberadoras el verdugo se siente seguro, dejando que hermanos sigan encontrándose distantes unos de otros en cuanto al modo de liberar al pueblo.

 Hasta cuando seguiremos en este caos ideológico de mentes despiertas queriendo ser cada cual la cabeza de lanza de un desenlace ilusorio mientras sigamos divididos. Es el momento histórico, es el presente el que nos invita a derribar las paredes divisorias de métodos particulares para formar una fuerza homogénea, que haga temblar al verdugo y deje caer la venda del coloniaje ante los ojos del resto del pueblo oprimido. Es el momento idóneo para definir nuestro destino como un pueblo libre y consagrado al futuro promisorio de abundancia auto sustentable, siendo nuestro primer recurso, la riqueza nacional como pueblo, porque todos somos Puerto Rico.

Descubriendo Nuestra Identidad

Hoy en día todavía se percibe un problema de identidad entre nosotros los puertorriqueños. Tras más de 500 años de coloniaje, primero por España y actualmente por los Estados Unidos que hoy en día son 122 años bajo su coloniaje. Esta mezcla de cultura e ideologías imperialistas primero de Europa y ahora de Occidente hacen del puertorriqueño común un sargazo en mar tempestuoso. Desde el 1898 el estadounidense colono ha tratado de imponer su cultura de muchas maneras, pero el puertorriqueño indomable al fin y voluntarioso no ha permitido que esta faena colonial se lleve a cabo con éxito. Cuentos como, Santa Clo llego a la Cuchilla, de Don Abelardo Díaz Alfaro son una muestra del rechazo a la transculturización por parte del puertorriqueño. Aun así, el colonizador no dándose por vencido asumió la táctica de utilizar al lacayo isleño que adolece de verdadera identidad puertorriqueña para ir hacia la transculturización no ya directamente, sino a través de los propios coterráneos.

El 19 de noviembre de cada año se celebra el descubrimiento de Puerto Rico, un descubrimiento que de llamarlo bien sería el descubrimiento de nuevas civilizaciones por parte de España y en este caso Boriken como le llamaban los Taínos habitantes de la isla a la llegada de Colón.

Las veces que los lacayos han querido oficializar el inglés, idioma del colono en nuestra isla, aun cuando en el continente todavía no lo han hecho oficial. Pues el idioma inglés se habla por un 80% de los habitantes de Estados Unidos continentales, pero aun así no es el idioma oficial del país, pues solo 32 estados de 50 lo han oficializado, irónicamente los lacayos han querido ser más papistas que el propio papa con tal de que el Congreso los tome en consideración y les conceda la estadidad por ellos anhelada. En el siglo presente ya los Estados Unidos se han pronunciado en contra de favorecer la estadidad y se ha encaprichado con decir al mundo y a unos cuantos puertorriqueños que la isla tiene un gobierno propio llamado ELA, cosa en la que se ha contradicho al manifestar en sus cortes que Puerto Rico es un territorio no incorporado que le pertenece a Estados Unidos, pero que no es parte de ellos. Actualmente su presidente Trump ha manifestado abiertamente su decisión de no favorecer la estadidad para la isla.

La confusión es monumental para el ciudadano común, ya que con esto de la ciudadanía de segunda clase que tenemos, algunos se quieren llamar así mismos ciudadanos americanos que viven en Puerto Rico, para lo que sería más justo decir es que somos puertorriqueños viviendo en la colonia de Estados Unidos, llamada Puerto Rico. Esta falta de identidad crasa hace que los puertorriqueños emigran creyendo que pisan su propia tierra cuando la realidad es que tienen que luchar por una aceptación cultural que de ninguna manera se asemeja a la nuestra.  El Discrimen por parte del estadounidense nacido en el continente y con el incremento en el discrimen contra los latinos inmigrantes, al puertorriqueño no se le ha hecho fácil hacer el cambio y la aceptación por parte del estadounidense común.

Vivir en la isla y pretender que seremos aceptados con un idioma diferente, ya que en la isla si se oficializó el idioma español como primer idioma, aunque hoy en día tengan la barrabasada intención de convertir todo documento público al idioma inglés y que el 95% de los nativos no habla ni domina el idioma inglés.

La conciencia del político anexionista sin importar que sea rojo o azul, pretenden perpetuar la colonia ya que saben que la estadidad es un sueño ilusorio ante el Congreso al cual estamos sujetos a su voluntad plenaria. Este tipo de políticos solo pretende ejercer el poder que le otorga el colono para administrar la colonia y ejercer la voluntad plena del Congreso en su versión boricua, pero sabiendo que toda decisión viene del otro lado del mar.

El puertorriqueño común todavía no ha entendido este proceso que desde los años 40 en adelante cuando se le comenzó a dar cierta libertad a los criollos desde la legislatura y luego con la coronación de Luis Muñoz Marín como lacayo máximo de la colonia bajo el nombre de ELA en el 1952. El puertorriqueño común todavía cree que la colonia no puede subsistir sin el colono y que hemos sido atrapados por la eternidad. Nada más lejos de la verdad , pues el puertorriqueño ha demostrado que ha sido parte importante en las instituciones del colono aunque no reconocido, que nosotros los puertorriqueños tenemos la capacidad de administrarnos económicamente sin la intervención del colono, claro que no hablo de la plaga política de hoy, sino de la historia, ya que el colono encontró un Puerto Rico próspero y auto sustentable cuando llego en el 1898, cosa que se dedicó a destruir de inmediato para fomentar la dependencia económica y psicología.

Qué podemos hacer al respecto, creo que ya no estamos en los tiempos cuando los perros se amarraban con longaniza, pues contamos con una nueva generación que lo cuestiona todo además de estar ligada a la tecnología de la comunicación. No cabe duda de que desde los años 50, jamás el pueblo en especial esa nueva generación se levantó y se tiró a la calle sacando a un gobernante elegido por una minoría electoral, cuando el electorado había ido menguando en las últimas elecciones generales y a los jóvenes se mostraban apáticos a la política de la isla. Ese tabú se cayó y los expertos analistas fallaron, esta generación sí le importa la política local y están interesados en resolver el problema del estatus de la isla. Creo que el partidismo político está llegando a su fin y esta generación está buscando nuevas alternativas electorales como los candidatos independientes y en este evento electoral no será la excepción, veremos caras nuevas dirigiendo los destinos del país impulsando un nuevo tipo de gobernanza y guiándonos al camino de la decisión ideológica cuando se ponga en orden la casa, cuando descubramos nuestra verdadera identidad.           

EL VENENO POLÍTICO DE LA SERPIENTE

Las serpientes poseen un tipo de veneno que primero paraliza a la víctima y luego hace más fácil su ingesta. Hablo de las serpientes venenosas ya que ellas son excelentes depredadores, equipados con proteínas y enzimas que sutilmente la convierten en un animal especial. La serpiente también es símbolo de la mentira y el engaño, pues muchas culturas los comparan con el mal personificado. Y esto me trae a la memoria las elecciones especiales del domingo 10 de noviembre en Puerto Rico, donde se eligieron los dos senadores por el Partido Nuevo Progresista para sustituir dos vacantes en el senado.

Los dos candidatos favorecidos fueron Héctor Martínez y William Villafañe, el primero había sido convicto por un caso federal de corrupción mientras fungía como senador del PNP hace unos años atrás específicamente en el 211, fue desaforado como abogado, enjuiciado y condenado a cumplir 4 años de cárcel pero por tecnicismos logró su libertad luego de apelar al tribunal supremo. El segundo William Villafañe renunció a la secretaría de estado hace unos meses atrás tras verse involucrado en el escándalo del chat que dio como resultado la renuncia del exgobernador Ricardo Rossello Nevarez y eventualmente de todo su gabinete de gobierno del cual el primero hacía parte.

En estas elecciones especiales estos dos individuos se presentaron como candidatos junto a otros más dentro de su partido, pero con la única diferencia de recibir el endoso público de los dos presidentes de los dos cuerpos legislativos de la isla, Thomas Rivera Schatz presidente del senado y Johnny Méndez presidente de la asamblea legislativa.

Ahora quiero tocar dos puntos interesantes sobre todo esto. Primero que vieron estos dos presidentes legislativos en estos dos individuos que han recibido el rechazo del pueblo, que le dieron el endoso para que la gente de su partido votara por ellos. Segundo, fue realmente la voluntad de un partido la que se manifestó en las urnas o solo fue un grupo reducido de los incondicionales.

Primeramente creo que estos fueron favorecidos por la maquinaria de su partido antes que a los otros candidatos ya que estos están en la misma sintonía incondicional de responder a una maquinaria y no al bienestar del pueblo como lo han demostrado antes. Segundo que quienes respondieron a estas elecciones especiales fueron un grupo reducido de incondicionales de empleados del gobierno, algunos fanáticos y por supuesto los 13,000 presidiarios que ejercieron el voto, que sin duda alguna respondieron en su mayoría sin equivocarme a la candidatura de Héctor Martínez. El presidente del senado Thomas Rivera Schatz, hizo expresiones de complacencia por la cantidad de votantes de su partido que fueron a las urnas, creo que fue una medida desesperada por callar voces por la poca participación que hubo. Según los números de las pasadas elecciones generales el PNP llevó a las urnas un poco más de 660,000 votantes, lo que implica que los 30,000 que participaron en las elecciones especiales del domingo fue un reducido número de votantes del PNP.

Por lo tanto, creo que vemos un partido en decadencia como lo fue el PPD en el pasado cuatrienio y en la actualidad, es un partido sin candidatos confiables, además de los escándalos que han manchado su credibilidad tanto aquí con su electorado como en el Congreso estadounidense. Son muchos los electores descontentos con las ejecutorias de sus políticos penepeistas que han manifestado tener verguenza ajena y han declarado en no favorecer al PNP en estas próximas elecciones del próximo año.

Solo basta con que el veneno de la serpiente PNP los haya adormecido e inmovilizado con tal de digerirlos en las elecciones generales del 2020 para ver cómo las huestes PNP, reviven intoxicadas por el veneno político partidista y apoyan nuevamente a la corrupción rampante y descarada que arropa al gobierno de la isla. Creo que es hora de no dejar ir a votar, sino de seleccionar a aquellos candidatos que representen un verdadero cambio en el estilo tradicional de gobernanza y nos garanticen una democracia participativa en lo que concierne a nuestro futuro político de la isla. Porque al final de todo , todos somos Puerto Rico. ¡Ejerce un voto inteligente en el 2020!

Votar con una Nueva Conciencia

Nuevamente el capital financiero comienza a empujar su campaña para que el pueblo elija sus candidatos preferidos. Eso lo vemos cada cuatro años y más cuando en el pueblo se percibe una nube de incertidumbre sobre cómo votar o simplemente abstenerse del voto, pero más importante aun, cuando han acontecido eventos que ponen en entredicho a aquellos partidos o candidatos preferidos por el capital financiero que es el que empuja como fiel lacayo colonial las decisiones que se toman en la isla. Estos son los que quitan y ponen gobiernos cada cuatro años, pues su arma de propaganda favorita son los medios informativos del pais que sacan sus encuestas y manipulan la opinión pública, para ejercer presión sobre el pueblo sobre a quienes tienen que favorecer el día de las votaciones.

Algo interesante que ocurre en estos días es el apabullante endoso público por el partido que está en el poder según las encuestas, cuando a penas en el verano de este año se comenzaron a destapar escándalos que se supone hayan afectado la trayectoria política de muchos de sus miembros y la del mismo partido, pues aun al día de hoy siguen los escándalos. Se despidió a un gobernante, otro que quiso dar un golpe de estado auto proclamándose gobernador por unos días y finalmente la lucha intestina de un partido que está en el poder que dejó claramente su flaco interés de servir al pueblo, cuando por último y a regañadientes aceptaron el orden constitucional de sucesión.

Por otro lado la oposicion del otro partido principal ha sido una silente o casi ninguna ante los escandalos del partido gobernante. Es de esperarse esa actitud ya que confronta profundas divisiones ideologicas, ante las manifestaciones publicas del gobierno de los Estados Unidos sobre la autonomia politica del ELA, poniendo en manifiesto el estatus colonial de la isla, cuando dice que Puerto Rico pertenece a los Estados Unidos pero que no es parte del mismo. Y por otro lado manifiesta que estamos sujetos bajo los poderes plenarios del Congreso estadounidense. Esto implica la ruptura ideologica del PPD y el fortalecimiento del libre asociacionismo dentro del partido. Ademas el PPD se le imputa ser parte intelectual del origen de la deuda publica al igual que el PNP, ambos partidos han aportado con sus actos al grosor de la deuda actual.

Por lo tanto no queda duda de que el capital financiero ha comenzado a ipnotizar la psiquis del electorado en la isla para llevarlos a tomar las mismas acciones que cada cuatro años realiza en acorde su planificacion que es perpetuar una colonia como paraiso fiscal en el Caribe.

Creo que el pueblo no debe dejarse engañar por las encuestas manipuladas por el capital financiero ya que estos son quienes dictan el paso economico y fiscal en la isla. Son personas y entidades que sufragan las campañas de politicos del Congreso y del gobierno local para tener injerencia en las desiciones mas importantes del pais y aasi mantener su dominio colonial junto a la metropoli.

Por otra parte y como punto final a mi argumento, utilizar tu voto como voto castigo a un partido o candidato es poner tu voto al azar en cuanto al destino político y económico de la isla, el no votar es como dejar que la mayoría de una minoría del electorado decida por ti el destino político y económico del pais. Así que te recomiendo ejercer tu poder al voto, lee, instruyete, busca la verdad, busca otras alternativas electorales que te ofrezcan bienestar y progreso como ciudadano, tanto para ti como para los tuyos. Tenemos que dejar la costumbre de saltar en el bipartidismo y ser manipulados emocionalmente para favorecer partidos y personas que al fin y al cabo han demostrado que lo único que les interesa es el poder para seguir saqueando al pais, mientras el pueblo sigue pagando las consecuencias con más impuestos y promesas vanas, sólo para favorecer al capital financiero que los auspicia y a sus más allegados. Tenemos que actuar con el poder del voto inteligente porque al final de cuenta todos somos Puerto Rico.

Atrapados en la Gran Red del Colonialismo

 Cuando pienso en la situación política y social que vive mi isla Puerto Rico, veo una gran red que ha sido tejida con sumo cuidado sobre nuestro pueblo. Desde que los invasores llegaron en el 1898 se comenzó a tejer esta gran red, en el 1900 se dio comienzo a esta gran trama de esclavitud moderna haciendo de nosotros un botín estratégicamente planificado para llevar a cabo sus ansias imperialistas, no solo en toda las Américas sino también enfilando sus cañones hacia Europa que se hundía en el preámbulo político que dio paso más tarde a la Primera Guerra Mundial. La ley orgánica del 1900 o ley Foraker dio paso al comienzo de un gobierno civil dominado y controlado por los invasores y como artimaña dio paso a la nacionalidad puertorriqueña con la intención de acabar con todo vestigio español que quedara en la isla, pues cuando ellos llegaron encontraron en la isla una calidad de vida superior que la que tenían algunos estados de la Unión, fue entonces que comenzó el saqueo. Ya en el 1917 teniendo a la isla sumida en profunda pobreza debido al desplazamiento masivo del campesino a las ciudades a causa de los embargos y las expropiaciones que grandes intereses invasores junto al sistema bancario les hicieron a sus tierras, dio paso a la producción en masa de la caña de azúcar y a la explotación obrera.

Teniendo el invasor intereses que proteger y para darles más poder legal al invasor en nuestra isla, anularon la ciudadanía puertorriqueña y le otorgaron al pueblo la ciudadanía estadounidense en el 1917 con la aprobación del Congreso invasor. Así que de ahí en adelante todo invasor podía moverse como pez en el agua en el territorio puertorriqueño ya que sus leyes se lo permitían, pudiendo proteger sus intereses estando en territorio continental, aunque estuviesen ausentes en la isla. Estas leyes impedían el desarrollo económico del criollo ante el invasor pues actuaban en prejuicio de estos. Luego 35 años más tarde, después de tratar de asimilar al pueblo a una nueva cultura y de tratar de sofocar el sentimiento independentista del puertorriqueño dieron paso a la ley orgánica 600, que dio paso a la mal llamada constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Esta fue la estocada final para poder tejer la gran red con elegancia y ante los ojos incrédulos de un pueblo que ha sido condicionado sutilmente. Les eliminaron ciertos artículos a las leyes Foraker y Jones y condensaron el resto de estas leyes en la ley orgánica 600, con la salvedad de que el gobierno insular estaría sometido a las leyes y Constitución del invasor. Le permitieron realizar una constitución que luego fue modificada y aprobada por el invasor, que la misma no podía hablar de independencia o estadidad. Claramente este documento no reúne las características de una verdadera constitución que no es otra cosa que la voluntad expresa del pueblo, que en el caso de nosotros los puertorriqueños no sucedió. Definitivamente esto fue una estratagema más del invasor tratando de ocultar su dominio y coloniaje que ejerce sobre el pueblo puertorriqueño ante los reclamos de otras naciones soberanas que no están de acuerdo en este tipo de relación política y que creen en el derecho inalienable de la libertad y soberanía de los pueblos.

Hoy en día es el bipartidismo que impera y es sustentado con finanzas federales para seguir manteniendo al pueblo sometido en el juego de la colonia, este sigue mintiéndole al pueblo sobre su verdadero rol en la colonia, que es mantenerla viva y reprimiendo todo intento de libertad o soberanía, a través de leyes que fomentan la dependencia económica federal, el desplazamiento del criollo a territorio continental por la falta de empleos buscando mejor calidad de vida y el ceder ante las presiones del interés del capital financiero invasor. Ante este panorama político social solo nos queda una salida y es empaparnos de los beneficios de convocar una Asamblea Constituyente de pueblo, sin la intervención de los partidos políticos de turno ya que son lacayos representativos del invasor y pagados por este. Es por eso por lo que cada asamblea de pueblo que se instituya en cada municipio debe de tener como intención tres cosas primordiales, primero reconocer que el estatus que nos rige es un estatus colonial el cual quieren hacer perpetuo en contubernio con el invasor, ya que en 122 años no ha querido resolver el problema del estatus de la isla, sino todo lo contrario, ha fomentado perpetuar el coloniaje con cada movimiento que hace. Segundo, hay que reconocer que la deuda fiscal no nos pertenece y que es clasificada como una deuda odiosa, POR LO TANTO, LE PERTENECE AL INVASOR. Tercero y último, que el único remedio para eliminar los dos puntos anteriores y resolver los problemas políticos y económicos que nos causa la colonia, es convocar a una Asamblea Constituyente de Pueblo, organizada por el pueblo como ultima voluntad legitima e irrevocable de su voluntad ante el invasor.

Nosotros los puertorriqueños somos Puerto Rico donde quiera que estemos, sin nosotros no existe Puerto Rico, por lo tanto, accionemos correctamente y que nuestra única intensión con pasión sea tener una mejor calidad de vida ahora y para futuras generaciones de puertorriqueños en la tierra que nos vio nacer.   

El Verdadero Enfoque del Pueblo

La isla de Puerto Rico se ha estremecido en los últimos días ya que en el plazo de una semana ha tenido dos gobernadores después de la renuncia del gobernador en aquel entonces Ricardo Rosselló. El pueblo se levantó en las calles del país exigiendo la renuncia de Ricardo Rosselló, para luego el senado impugnar la juramentación del sustituto designado por Rosselló, el Lic. Pedro Pierluisi que solo duro un fin de semana en Fortaleza. Luego tomo posesión de la gobernación por sucesión constitucional la Secretaria de Justicia, la Lic. Wanda Vázquez, esta última se aferró a la silla luego de que el senado le retirara la confianza para ocupar la misma y preferir a la Comisionada Residente Jennifer González para ocupar la silla de la gobernación. Las pugnas internas del partido de gobierno han causado un escándalo en el pueblo, ya que en estos momentos no confía en los partidos políticos del país.

El pueblo clama por un nuevo estilo de gobernanza, donde los partidos políticos ya no sean los protagonistas en la política puertorriqueña, ahora se habla de candidatos independientes y es tan así que se rumora que los políticos disidentes de sus partidos optaran por dichas candidaturas en el 2020. En su clamor el pueblo se ha enfocado en celebrar unas asambleas de pueblo, donde el pueblo trae sus inquietudes de cómo quieren que sea el nuevo estilo de gobernanza que desean como modelo para el 2020 en los próximos comicios eleccionarios. Estas asambleas han seguido proliferándose como un nuevo estilo del pueblo juntarse en una sola voz en lo que se perfila como el preámbulo a una Asamblea Nacional de delegados. Estos representaran al pueblo para declarar la soberanía del pueblo a través de una Asamblea Constituyente de pueblo, sin la intervención de los partidos políticos tradicionales de la isla y así definir y declarar la preferencia de estatus ante el Congreso de los Estados Unidos, el cual ha mantenido por más de 120 años una relación territorial colonial.

Creo que debemos mantenernos enfocados en resolver nuestros problemas políticos y económicos, así como lo hicimos con la corrupción gubernamental de la administración de Ricardo Rosselló. El poder lo tiene el pueblo y tiene que saber a conciencia en quien delegarlo, estas experiencias de pueblo nos han madurado a tal punto que nuestra juventud ahora se interesa por su futuro político y no quiere estar distanciado de cualquier acción a tomar al respecto. No nos podemos dejar guiar por la prensa amarillista que sirve de lacayo al gobierno corrupto que manipula la opinión publicada y no honra la opinión pública que es la que muestra el verdadero sentir del pueblo. Tenemos que seguir fomentando y participando de las asambleas de pueblo pues estas nos mantendrán informados del sentir general del pueblo y hacia donde nos encaminamos. Estas además serán nuestra fuente de información, pues ahí se discutirán temas de interés para el pueblo, dando alternativas reales para acabar con el colonialismo esclavista al cual nos han sumido durante 120 años. Los partidos políticos no accionan, el pueblo si lo hace y ha demostrado que tiene el poder de transformar su destino político.  

El Norte a Seguir en las Asambleas de Pueblo

Desde el verano del 2019, la isla de Puerto Rico ha vivido experiencias que a simple vista han cambiado la mentalidad de la gente en cuanto a partidos políticos se refiere, así lo creen muchos analistas de la política insular. ¿Pero cuál es la verdadera realidad del pueblo luego de las protestas civiles?

 En mi plano personal, creo que nada ha cambiado excepto la conciencia de algunos que creen firmemente que la solución de esta madeja colonial, que hay que detenerla para siempre con una Asamblea Constituyente de Pueblo, el resto del pueblo insiste en seguir luchando desde trincheras antiguas y caducas que tienen bases en políticas internas de los líderes de antaño que su estrategia ya no se adapta a estos tiempos. No es que esos líderes no tuvieran la razón de lo que expusieron en su tiempo, ya que algunos tienen ideas que las podemos aplicar en el día de hoy, pero enfrentar el neocolonialismo y al neoliberalismo que son dos corrientes que pululan la política internacional, estas no se pueden enfrentar ni vencer desde trincheras caducas.

Hoy día las asambleas de pueblo han sido la respuesta de las manifestaciones del verano del 2019, se han comenzado a realizar las mismas en más de 32 municipios alrededor de la isla sin contar varios sectores dentro de estos municipios en especial en el área metro. Nuestras municipalidades la componen 78 pueblos o sea que existe más de un 8% de los municipios trabajando en educar al resto del pueblo en nuestra problemática política existencial. La pregunta clave es la siguiente, ¿Dónde están los puertorriqueños que participaron masivamente en el verano del 2019? La respuesta es sencilla, todo fue una emoción sin un norte a seguir por la mayoría que se manifestó, todo ya paso, los medios, los analistas políticos de la colonia y los partidos políticos coloniales se han encargado de apagar la llama.

 Las asambleas públicas de pueblo en su mayoría se han diezmado según se van celebrando asambleas posteriores y todo por el mensaje de que quienes protestan son un puñado de socialistas y comunistas del país. Mensaje que se han encargado en llevar las facciones de los distintos partidos coloniales que han intercambiado el gobierno cada cuatro años.

 Hay asambleas que por consenso no hablan de la descolonización como situación medular de todo lo que acontece y tampoco de una Asamblea Constituyente de pueblo como solución a todos nuestros problemas políticos y económicos. Simplemente han caído en la falacia de creerse que esto es un mensaje exclusivo del sector independentista y nacionalista del país, cuando la colonia nos afecta a todos por igual, estadistas, libre asociacionistas e independentistas. Claro esta no incluyo el estadolibrismo ya que este es consecuente desde su raíz con el colonialismo en que vivimos, aunque una masa de esa colectividad que lo representa no lo quiera reconocer, aunque ya están divididos en su concepción futura como colectividad. Pero a nosotros nos atañe que la metrópoli ya reconoció que somos una colonia y según los tratados que ha firmado en la actualidad han ido invalidando de manera académica el Tratado de Paris y la existencia de una relación con el ELA como estatus político valido entre nosotros y la metrópoli en la actualidad.

El miedo subconsciente nos domina a la mayoría por igual entre las asambleas de pueblo, llámense independentistas, estadistas y libre asociacionistas ya que los primeros no saben llevar un mensaje inclusivo y quieren ser los únicos protagonistas en la descolonización del país, los segundos porque creen que la metrópoli les concederá la estadidad porque somos ciudadanos americanos, pero le tienen miedo al rechazo de la metrópoli aunque la mayoría del país apoya la estadidad, aun así llevamos 122 años de coloniaje, y los últimos porque son una mezcla de neocolonialismo y neoliberalismo creen que la metrópoli les aceptara su propuesta.

Los partidos políticos de la colonia y el capital financiero ya comenzaron a realizar su trabajo de desmantelar las asambleas de pueblo, así como lo hicieron en el 1937 para impedir que el pueblo se manifestara en una Asamblea Constituyente que descolonizaría al pueblo en aquella ocasión.

  Hoy se repite la historia, pero con un ingrediente adicional, una deuda que según las leyes internacionales se ha declarado una deuda odiosa impagable, como un grillete colonial. Esta vez es imperante que retomemos el tema de la Asamblea Constituyente como remedio no solo a la deuda impagable, sino también a todos los males que nos aquejan económicamente como país. Ese miedo infundado con mentiras creando una autoestima baja como pueblo para hacernos creer que nosotros no podemos solucionar nuestro problema de estatus colonial es promovido por la metrópoli ya que sus intereses se verían adversamente afectados de haber un cambio de estatus sea cual sea favorecido por el pueblo. Por esta razón debemos fomentar el tema en las asambleas de pueblo, traer expertos para que hablen del tema y que nosotros mismos seamos portavoces a nuestros compueblanos de la naturaleza de las asambleas de pueblo y fomentar la convocatoria a una Asamblea Nacional con representantes de las distintas asambleas locales, para determinar el curso a seguir ante el reto de convocar una Asamblea Constituyente de Pueblo para definir de una vez y por todas nuestro estatus colonial que es el problema principal en nuestra isla.

DIFERENCIAS ENTRE CONSTITUYENTE Y ASAMBLEA CONSTITUCIONAL DE ESTATUS

En estos últimos años hemos escuchado hablar a los políticos de la isla sobre asambleas constitucional de estatus y a otros sobre una asamblea constituyente. ¿Pero qué es todo esto y en qué se diferencian una de la otra? No muchos lo saben en el pueblo, aunque los políticos sí, lo saben bien y les gusta confundir con sus mensajes.

Primero quiero definir lo que es una constituyente, y es todo aquel o aquello que compone o forma algo. Por ejemplo: “Mañana dará comienzo la campaña por una Constituyente impulsada democráticamente por el pueblo.” “Soy un constituyente que colaborará para formar la nueva Constitución.”  El Poder de una Constituyente reside en que esta crea de manera democrática mediante un referéndum el Estado Soberano para luego delinear su curso a seguir. En otras palabras, el poder constituyente tiene la facultad de dictar el orden jurídico de un territorio como en el caso nuestro, Puerto Rico, para convertirlo en un estado soberano y luego definir su futuro político. ¿Por qué digo definir su futuro político luego? Bueno si queremos un proceso democrático debemos ser inclusivos con las ideologías políticas representativas del pueblo. Pero me dirán que la estadidad, ni la libre asociación de acuerdo con la ley internacional de descolonización, no son instrumentos descolonizadores y tienen toda la razón. Pero si queremos un proceso donde toda la voluntad del pueblo participe, tenemos que incluirlas juntamente con la independencia. Así que por esa razón tenemos que incluir dos referéndums uno para aprobar la constituyente y otro para definir el destino político del estado previamente constituido. Por ejemplo, si en el segundo referéndum ganase la estadidad como instrumento de integración a los Estados Unidos, le tocaría al Congreso aceptar o rechazar la voluntad del pueblo constituyente. Ahora bien, si fuese rechazado su dictamen, entiéndase bien que no es una petición ya que en una Constituyente no se pide, y sí se dictamina la voluntad soberana del pueblo, entonces nos quedaría el camino de elegir entre la independencia y una república asociada mediante una segunda vuelta. Aquí no quiero entrar en el proceso de establecer una Constituyente de pueblo ya que eso es tema para otro artículo.

Ahora quiero hablar de una constituyente de estatus, ya que si no entendemos bien la diferencia entre ambas podemos ser victimas del engaño departe de políticos que lo que quieren es seguir participando dentro del sistema colonial. Ya nosotros el pueblo puertorriqueño hemos experimentado la superficialidad de lo que es el desarrollo económico dentro de una colonia, lo que queremos es cambiar de sistema territorial donde nos beneficiemos todos y no solo el capital financiero como ocurre en estos momentos. Una asamblea constitucional de estatus, lo que persigue es modificar la constitución vigente, en el caso nuestro el E.L.A., cosa que tampoco cuestiona la legitimidad de los cambios que se hagan en la misma. Por lo tanto, en el caso nuestro sabemos que la Corte Suprema de los Estados Unidos dictamino que Puerto Rico pertenece, pero no es parte de los Estados Unidos. En otras palabras, validó a la isla como un territorio subjeto a las leyes territoriales promulgadas por el Congreso de los Estados Unidos y no reconoció al E.L.A. como el instrumento válido de nuestra relación con ellos. Aunque el proceso para convocar la misma sea igual o parecido al de la Constituyente, la asamblea constitucional de estatus no persigue liberar a la isla de su estatus colonial sino modificarlo. Mientras que la constituyente de pueblo dicta al Congreso de los Estados Unidos, la voluntad firme y final del pueblo puertorriqueño.

Es importante tener en cuenta estas diferencias ya que el momento llegará para convocar una Asamblea Constituyente de pueblo, pues el momento histórico así lo pide, solo basta unir esfuerzos y voluntades para parar este descalabro económico del cual ningún partido político nos puede sacar, ya que legalmente no tienen el poder que tiene el capital financiero que son los que manejan la voluntad de la política norteamericana y su Congreso.